dorado al agua

  • cortado del oro
  • resanado
  • resanado

  • terminacion

  • Aplicación del oro

La hoja de oro de ley es extremadamente fina, por lo que se requieren ciertas condiciones para una correcta aplicación y tensado de ésta sobre la pieza. Es fundamental una óptima limpieza ambiental y la inexistencia de corrientes de aire. Además, su aplicación se realiza mediante maniobras que requieren cierta agilidad y precisión para no dañarlo.

Una correcta humectación del bol en la pieza, establecerá la adherencia adecuada entre éste y la hoja de oro, y se necesitará un periodo de secado suficiente para su posterior bruñido. El oro puro es el único metal que no muestra signos de oxidación con el paso del tiempo, por lo que, cuanto mayor grado de pureza, más calidad y por tanto más durabilidad. El oro comercializado para este fin nunca es totalmente puro, aunque sí se ofrecen distintas calidades y pureza en quilates. Según el tipo de metal (cobre, zinc etc.) con el que se encuentre aleada la hoja de oro, variará su color. Por ello se habla de oro amarillo, naranja o rojo, en el dorado artístico.

  • Bruñido

El bruñido del oro es un frotado a cierta presión ejercido con una piedra de ágata sobre el oro adherido en la superficie de la pieza. Este frotado dotará al oro de un brillo similar al de un metal pulimentado y a la vez garantiza su adherencia total a la superficie. El aspecto que aporta este procedimiento a la pieza dorada con oro de ley, es parecido al de una pieza fundida en oro puro, aportando una gran riqueza visual a la obra. Se pueden encontrar obras en oro metal (normalmente latón), también conocido como oro falso, ejecutadas mediante bruñido, pero la aplicación de esta técnica con un medio acuoso, sobre un metal fácilmente oxidable, no garantiza la permanencia del color y brillo del metal durante mucho tiempo.

  • Templado

Para potenciar la voluptuosidad de la talla en la pieza mediante el dorado, tradicionalmente se emplea la alternancia del oro mate con los brillos conseguidos mediante el bruñido en los volúmenes. La técnica del templado es la aplicación de una coleta orgánica sobre el oro sin bruñir. Esta coleta aporta la fijación necesaria en los mates, al igual que el bruñido la aporta en los brillos.

  • Resanado y acabado

El resanado es el redorado en huecos de la talla donde el oro no ha cubierto en la primera aplicación. Esta fase de retoque y acabado se efectúa con la aplicación de pequeños trozos de oro mediante el mismo procedimiento anterior.


  • Estofado

La técnica del estofado es una variación en policromía. Surgió en la producción escultórica renacentista, como ornamentación vegetal o imitación textil de mantos y vestiduras en imágenes, perdurando hasta nuestros días en los talleres de imagineros. Es usado ocasionalmente en policromados de retablos y pasos. Se realiza aplicando pigmentos aglutinados sobre oro de ley bruñido y en seco, el dibujo ornamental se raya con un palillo de madera blanda.